INMONUTRICIÓN 2 – Equilibrio Neuro-Endocrino


El sistema nervioso, endocrino e inmunológico van siempre de la mano y entre los 3 se encargan de orquestar el resto del cuerpo.

INMONUTRICIÓN 2 - Equilibrio Neuro-Endocrino

Os voy a explicar qué es y cómo funciona el Equilibrio Neuro-Endocrino en la inmonutrición


Bien, seguimos con los aspectos fundamentales de la inmonutrición.
El sistema nervioso, endocrino e inmunológico van siempre de la mano y entre los 3 se encargan de orquestar el resto del cuerpo.

Para hablar de control neuro-endocrino hoy me quiero centrar en un eje fundamental, el eje Hipotalamo-hipofisario-adrenal (HHA). La homeostasis entre estos tres órganos controla las reacciones al estrés y regula varios procesos del organismo como la digestión, el sistema inmune, las emociones, la conducta sexual y el metabolismo energético.

¿Cómo se produce el cortisol?

La estimulación de este eje por estrés crónico estimula la producción de cortisol. Nos preparamos para estar en estado de alerta constante (lucha, huida), esto le sale caro al cuerpo y pone a relentí otros procesos vitales (inmunidad, digestión, metabolismo, etc) para ahorrar «costes». El exceso de cortisol también deprime otros ejes neuroendocrinos como el hipotalamo-hipofisis-tiroideo y la producción de hormonas sexuales.

Digamos que cuando el cortisol está dirigiendo la orquesta, todo el sistema se pone a sus ordenes. Por este motivo el estrés crónico es tan deletéreo para nuestra salud.

Existe una hormona anti-estrés, producida también por las suprarenales, la DHEA. Es una hormona que mejora la inmunidad (producción del número de monocitos, células NK y células B y activa la función de las células T), la función sexual y es cardioprotectora.

Estudiar los valores de Cortisol/DHEA nos aporta información sobre el estado de estrés fisiológico y de que manera está afectando al equilibrio neuro-endocrino.

¿Cómo controlar los niveles de cortisol?

  • La meditación y trabajar el control consciente de nuestro sistema nervioso es fundamental para el control hormonal. La relajación y el descanso.
  • El ejercicio físico moderado.
  • Nutrientes esenciales para la función adrenal son: A, C, B1, B2, B5, B6, zinc.
  • Incorporar adaptógenos en la dieta: os recomiendo la Ashwagandha. Es fantástica en epocas de estrés.
  • Llevar una alimentación que mantenga la glucemia constante (exenta de azúcar refinado y harinas refinadas) y consumir un aporte optimo de proteínas.
  • Escuchar al cuerpo y si observas que el estrés está somatizandose (malas digestiones, insomnio, infecciones, etc.) acudir a un especialista que aborde la salud desde una perspectiva integrativa.

Hay muchas maneras de controlar el estrés y las emociones. Cada persona necesita una estrategia, lo importante es escucharse y buscar el equilibrio.